Bienvenido a Terra
  
 
Ir a Canal Motor
  > Motor > Actualidad > Reportaje
BUSCAR EN EL CANAL




18-11-2003
Seat celebra el 50 aniversario de su primer modelo, el 1400
Una historia de lujo
Mucha es la admiración que despierta todavía hoy el ya mítico Seat 1400. Su clase, su robustez e, incluso, su belleza continúan sorprendiendo. Utilizado en su tiempo como transporte público, vehículo oficial o coche patrulla de la Policía, siempre será recordado como el automóvil de lujo que marcó la historia de Seat.

 Jordi Moral


SUMARIO 

 - Seat 1400
 - Historia de una marca

Hay que remontarse hasta los años 50 para dar con la entrada en el mercado del primer coche Seat. Por aquel entonces, España, un país que todavía abundaba en la escasez, salía del aislamiento diplomático que había sufrido durante años gracias a un pacto de alianza con Estados Unidos. El país norteamericano era, sin ninguna duda, el modelo de sociedad que anhelaba la mayor parte de la población española. De ahí la estética “americana” del primer vehículo de la marca, creado a imitación de los modernos y amplios automóviles estadounidenses para que sus usuarios se sintieran como las personas que veían en las pantallas de cine.


El 13 de noviembre de 1953 salía de la cadena de montaje de la Zona Franca de Barcelona el primer Seat de la historia. Su nombre, 1400, en homenaje al famoso Fiat 1400, prototipo en el que la marca española basó su modelo. La primera unidad, asignada al entonces presidente de la compañía, José Ortiz Echagüe, nació –no obstante- acompañada de la polémica: su matrícula, B-87223, provocó más de un disgusto a las autoridades franquistas, que exigían que la placa tuviese como origen Madrid para que la capital superase en matriculaciones a la Ciudad Condal.


Un vehículo de clase alta
El Seat 1400 no era un automóvil cualquiera. Bien sea porque tanto la clase alta de la sociedad como los organismos oficiales necesitaban vehículos de fabricación nacional o bien porque a la compañía no le interesaba fabricar un modelo de ventas masivas, lo cierto es que el modelo pronto se convirtió en un vehículo de clase preferente. Su precio lo corroboraba: 130.000 de las antiguas pesetas, el sueldo aproximadamente de unos 10 años, según la media de la época. Este carácter elitista eliminó toda competencia en el mercado, pues la paupérrima oferta de entonces se reducía a pequeños utilitarios como el Renault 4/4, el Isetta o el entrañable Biscuter, que apenas superaban las 25.000 pesetas.

Ampliar Foto   Ampliar Foto   Ampliar Foto

Lo primero que habría que destacar del vehículo es el excelente interior que ofrecía: totalmente tapizado, moqueta gruesa y elegante, tela imitación franela de pelo largo en el techo... En fin, todo lo necesario para que los pasajeros viajasen con el mayor confort posible.


Otros tiempos
Muchos detalles curiosos nos ofrece el Seat 1400, un vehículo que se empezó a comercializar hace ya 50 años. La localización de algunos accesorios nos indica, irremediablemente, que hablamos de un coche de otros tiempos. Como muestra, un botón: el cambio de luz de cruce a carretera, y viceversa, se efectuaba pisando un pequeño pedal situado a la izquierda del mando del embrague; el tapón de llenado de combustible se localizaba en el suelo del maletero; los pilotos rojos traseros aprovechaban las mismas bombillas para las luces de posición e intermitencia; el cambio de cuatro velocidades se accionaba mediante una palanca situada detrás del volante…
 


En cuanto a mecánica, el Seat 1400, del que posteriormente se producirían hasta cinco versiones diferentes, tenía una cilindrada de 1.395 cm3 y un peso superior a los 1.200 kg. Desarrollaba una potencia de 44 CV a 4.400 rpm, lo que le permitía alcanzar los 120 km/h, no sin esfuerzo, claro, porque –como es de suponer- la aceleración no era su mejor tarjeta de presentación.


Si algunas características lo hicieron famoso, éstas fueron sus medidas. El 1400 contaba con un maletero de 300 litros, no poco por entonces, aunque hoy nos parezca bastante reducido. La amplitud, sin embargo, fue la mayor virtud del modelo y la que dio origen a una frase que marcó para siempre el recuerdo de esta berlina. La pronunció Dante Giacosa, padre del 600 y diseñador de Fiat: “El 1400 es un vehículo muy grande por dentro, pequeño por fuera”. Aunque quizás no tan pequeño, ya que medía 4,24 metros de longitud...


Todas sus versiones
El éxito del 1400 fue de tal calibre que pronto se convirtió en vehículo oficial para los taxis y la Policía Municipal. De él se fabricaron cinco versiones diferentes: a la primera de ellas, la más vendida, la sustituye dos años después el 1400 A, un vehículo que incorporaba algunas novedades estéticas de la gama Fiat, como la posibilidad de elegir pintura bicolor. En 1956, aparece el 1400 B, con luneta trasera panorámica y faro central. Un año después, se fabrica el 1400 Sport, que inicia la construcción de modelos descapotables. En 1959 surge el 1400 C, la última versión, con una carrocería muy similar a la del Seat 1500.
 


Amor y mucho mimo
En líneas generales, y teniendo en cuenta la época en la que salió al mercado, el Seat 1400 puede considerarse un automóvil bastante robusto. Su longevidad estaba garantizada siempre que tuviera un correcto mantenimiento y fuera tratado, como suele decirse, con mucho “mimo”. Y es que el vehículo, que requería un engrase periódico en muchas de sus piezas, carecía de una protección eficaz para que la chapa sobreviviese si el coche reposaba a la intemperie.


Amor y mucho mimo, precisamente, es lo que ha recibido el primogénito de Seat, el primer 1400. Este vehículo pertenece desde 1966 a una familia instalada en la provincia de Gerona. Conservada en perfecto estado, la berlina no ha requerido restauración alguna y todavía hoy, ocasionalmente, se la puede ver rodar por las carreteras de la comarca del Ampurdán, incluso con la misma matrícula que tanta polémica levantó. Un consejo: si algún día lo véis no lo miréis simplemente como una simpática reliquia; recordad que fue el primer Seat de la historia y uno de los modelos que más han marcado la evolución de nuestra industria automovilística.

 
IMPRIMIR ENVIAR A UN AMIGO
Ver más
1 · 2
    Historia de una marca